We’re using cookies to give you the best experience possible of Essity.com. Read more about the cookies we use and how to change your settings:

Essity B 289.9 (-1.4 SEK) on 25-Aug-2019 17:29

Select region


Global Site


Durante 2016, desarrollamos nuestra postura sobre ética e integridad. Queríamos ir más allá de las regulaciones y los controles para comprender los factores sociológicos y psicológicos del incumplimiento de las normas. O para expresarlo de manera más simple: por qué la gente buena muestra a veces un comportamiento inadecuado.

Una cultura caracterizada por la integridad debe comenzar por dos ideas clave: que el entorno tiene un impacto importante en las acciones de las personas y que es necesario comprender y manejar las áreas grises de la ética. Requiere a su vez que la ética se convierta en una cuestión de liderazgo en lugar de una cuestión de cumplimiento de las normas. Este enfoque lo defiende Guido Palazzo, profesor de ética empresarial en la Facultad de Economía de Lausanne, y la persona que nos ayudó con una iniciativa de formación que comenzó durante el año.

La iniciativa se dividió en dos partes: una conferencia sobre cultura, la presión social y otros factores ambientales, y un juego de cartas sobre dilemas éticos. Mediante el juego, se pidió a los participantes que debatieran sobre situaciones difíciles, tales como las relaciones con los clientes y los proveedores, los conflictos de intereses y los asuntos relacionados con los compañeros de trabajo. Al mostrar que casi nunca hay una única respuesta correcta, queremos fortalecer la capacidad de los participantes para gestionar varias situaciones. Estas discusiones también ayudaron a los empleados a sentirse más cómodos al compartir situaciones a las que se habían enfrentado.

La iniciativa de formación comenzó con el Equipo Directivo Ejecutivo y luego se amplió a los 150 líderes principales de la empresa. En total, habrán participado en el proyecto alrededor de mil directivos, desde inicios de 2017. Posteriormente, esta formación se incorporará a nuestras actividades habituales de desarrollo del liderazgo.

Amplio programa antimonopolio

La competencia libre y sin distorsiones es una piedra angular en cada sociedad y una condición previa para cualquier operación comercial sostenible. Llevamos a cabo amplias operaciones en muchos países con diferentes culturas. Como compañía, estamos expuestos al riesgo de violar las normas de competencia y también estamos sujetos a ciertas investigaciones por parte de las autoridades nacionales de competencia. La violación de estas normas nunca es aceptable y está en conflicto directo con los valores de la empresa. Nos tomamos muy en serio este punto de vista y, por lo tanto, hemos creado un extenso programa de formación interno, que se fortaleció en 2016. El programa incluye un análisis de riesgos, varias formas de formación (aprendizaje electrónico, talleres), directrices, un requisito de aprobación para ciertos contactos de los competidores y recordatorios recurrentes.

Enfoque en los derechos humanos

Trabajamos constantemente para entender los riesgos en el área del respeto de los derechos humanos y así garantizar su respeto en todas las áreas de nuestra actividad. 

Durante 2016, desarrollamos un modelo para ayudar a nuestras diversas unidades a elaborar un mapa de riesgo de las violaciones de derechos. La unidad de negocio de la compañía en Latinoamérica fue la primera en utilizar el modelo. Este trabajo comenzó con un taller para la gestión en Latinoamérica. Los participantes recibieron una introducción a los Principios Rectores sobre Negocios y Derechos Humanos de la ONU, y luego elaboraron un mapa general de los riesgos para la región. El segundo paso incluyó talleres similares y la elaboración de un mapa de riesgos para México, Chile, Brasil y Centroamérica. También se aplicarán planes de acción para la gestión de áreas de alto riesgo. Los planes finalizaron en 2017.