We’re using cookies to give you the best experience possible of Essity.com. Read more about the cookies we use and how to change your settings:

Essity B 265.4 (-0.6 SEK) on 23-Feb-2019 17:29

Select region


Global Site


Muchos de nosotros damos por sentado el acceso a instalaciones sanitarias básicas, a agua limpia o a un inodoro, y así garantizar una buena higiene personal. Pero, ¿qué sucede cuando esto no es así? ¿Qué pasa si no disponemos de acceso a agua limpia o a un inodoro, o no podemos adquirir productos básicos de higiene? 

La higiene personal es un problema fuertemente ligado a la educación y al desarrollo socioeconómico. Se deben garantizar buenas prácticas de higiene que permitan la participación universal en la educación, el lugar de trabajo y el desarrollo de la sociedad en su conjunto.

El valor de una buena higiene no se limita a las instalaciones básicas, ni a los países en desarrollo. Varios estudios científicos demuestran el valor de una buena higiene de manos para reducir el número de infecciones en entornos hospitalarios, como el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (Methicillin-resistant Staphylococcus aureus, MRSA), una bacteria resistente a muchos antibióticos. En los Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estimaron que en 2011 hubo 722 000 casos de infecciones hospitalarias en el país. De estos, 75 000 pacientes murieron.

Caso: Una correcta higiene de manos en las clases de preescolar reduce las enfermedades

Educar a los niños en la higiene es una buena inversión en su salud. Un proyecto conjunto de Essity y Vinda en Shenzhen, China, mostró que los buenos hábitos de higiene pueden reducir el riesgo de enfermedades infantiles como la fiebre aftosa en hasta un 60 %.

El programa se llevó a cabo durante seis meses y cubrió a más de 8000 niños y casi 650 profesores de 18 clases de preescolar en Shenzhen, China. La investigación fue realizada por el Centro de Control de Enfermedades de Shenzhen y el Hospital Universitario Erasmo de Róterdam. Essity y Vinda apoyaron el programa con dispensadores, jabón y toallas de papel de la marca Tork de Essity, así como toallitas húmedas antibacterianas Vinda.

Para fomentar los buenos hábitos de higiene de manos, los maestros y los niños de preescolar se concentraron en lavarse las manos, al mismo tiempo que se explicaban los pasos para una adecuada higiene de manos. También practicaron con la ayuda de la “aventura de lavado de manos de Ella”, una aplicación desarrollada para la marca Tork para enseñar a los niños a lavarse las manos correctamente y así eliminar la suciedad y las bacterias. Las evaluaciones del programa demostraron que había tenido mucho éxito.

La fiebre aftosa es una enfermedad infecciosa común en los niños entre cero y seis años de edad, y la causa un enterovirus como el EV71 o el CoxA16. El programa indicó que los buenos hábitos de higiene de manos redujeron efectivamente el riesgo de fiebre aftosa en niños en hasta el 60 %.

Ver aquí el informe Hygiene Matters (La Higiene Importa) completo